HISTORIAS DE TIERRA CALIENTE

Visitas de la publicación 944

por: Ángel Aguirre Rivero

Acapulco de Juárez Guerrero a 3 de abril de 2020.- Conocí la Tierra Caliente hace más de 30 años y desde entonces me enamoré de esta bella región, otrora de las más productivas de nuestro querido estado.

El general Lázaro Cárdenas amaba profundamente nuestra Tierra Caliente y la integró a su proyecto de desarrollo desde la Comisión del Balsas.

Al visitarla, se hospedaba en la casona de doña María Palacios, madre de mi amigo Ángel Perez Palacios, quien ha tenido diversas responsabilidades en el sector público.

Cómo olvidar aquel pasaje cuando construyeron el puente que comunica a Ciudad Altamirano con Coyuca de Catalán.

En alguna de sus visitas, el general Cárdenas anunció la construcción de este puente, a lo que un niño incrédulo le expresó: –¿Y sí va cumplir mi general?, porque muchos ya nos lo han prometido.

La reacción del general fue inmediata, por lo que llamó al niño para decirle: –Tienes toda la razón en dudar… Y se quitó el reloj que portaba para dejárselo como prenda de su compromiso.

–Si no se construye el puente, te quedas con mi reloj… Le dijo.

Al paso de algunos años la obra se concluyó y el entonces adolescente se acercó al general para decirle: –Le traigo su reloj mi general, usted ya cumplió con su palabra…. Entonces don Lázaro Cárdenas le acarició el cabello y generosamente le dijo: –Quédate con él, te lo regalo por la preocupación que mostraste por tu pueblo.

Siempre que tengo oportunidad releo el bello poema de mi entrañable amigo Manuel S. Leyva Martínez, Camino a Tierra Caliente, en donde describe magistralmente las bellezas y costumbres de esta histórica región. Cuando yo visitaba algún municipio de esta zona siendo gobernador, me gustaba rematar mis discursos con estos dos pequeños párrafos: ¡Tierra Caliente, tierra del son! / te arrulla el amor del Balsas y te canta el corazón! / Y así te doy mi cariño y aquí tienes mi razón: / si no traigo pinto el cuerpo, pinto traigo el corazón.

Aún vive en mi recuerdo el uso de las pangas (balsas enormes que podían cargar hasta dos camiones o más) para pasar de un municipio a otro sobre el bravo y bello Río Balsas. Incluso hoy día se siguen utilizando para pasar de un estado a otro, como el caso de Zirándaro, Guerrero, para pasar a Huetamo, Michoacán.

A petición de un grupo de calentanos encabezados por el entonces presidente municipal de Tlapehuala, Aurelio Santamaría Bahena, estando al frente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes en la Cámara de Diputados, logramos hacer realidad un viejo sueño con la construcción de un enorme puente que cruza el Río Balsas para comunicar a esta población, que se distingue por su producción de sombreros, huaraches y el sabroso pan de baqueta, con el municipio de San Miguel Totolapan.

Visitar Tierra Caliente era un deleite para disfrutar de un rico aporreado de carne seca, frijoles puercos y unas tortillas moradas.

O qué decir de los tacos arrieros elaborados por nuestro amigo Lacho García, a base de mole de pollo deshebrado y un pedazo de huevo duro. Imagínese usted que un alto mando del Ejército, mandaba por ellos para disfrutarlos en la ciudad de México.

Cómo olvidar el mole verde o rojo con tamales nejos que llevaban a vender las mujeres de la comunidad de El Coco, o disfrutar las toqueres (gorditas de elote tierno que se acompañan con crema, queso fresco y salsa asada de molcajete) y los famosos uchepos, (tamales de elote de maíz tierno acompañados de crema, queso y una buena salsa verde).

O disfrutar de un buen Zihuaquio a orillas del Balsas, en mi opinión el mejor mezcal del mundo.

Cómo olvidar las “guanachas”, donde en camionetas cargadas de frutas, pan y otros regalos, los padrinos del jaripeo repartían a los asistentes.

Siempre llamó mi atención desde que conocí por primera vez esta hermosa zona, cómo se cruzaban por la carreteras una variante endémica de las ardillas, a las que llaman “cuiniques”, después alguien me platicó que algunos calentanos las consumian.

En mi segunda vez como gobernador trabajaba en la cocina de Casa Guerrero una mujer calentana que guisaba delicioso y en uno de esos días me acercó un platillo que despertó de inmediato mi apetito, luego de disfrutarlo, Rosa se acercó para decirme: –Qué le parecieron los “cuiniques” jefe… –¿Cómo?, (le dije)… –Pues es que usted un día me preguntó si en mi tierra los comían, y pues mandé a traer unos para que los probara… Y pues ya me los había comido.

Recuerdo la insigne figura del doctor Ignacio Chávez, el primer cardiólogo mexicano que se atrevió a realizar un trasplante de corazón y que para orgullo nuestro nació en Zirandaro, (hoy De los Chávez en honor de esta eminencia).

O cómo olvidar veladas inolvidables con las canciones y sones del virtuoso violín de Isaías Salmerón, de Héctor Cervantes de Coyuca de Catalán y Arturo Villela.

Evocar la canción de Zirándaro que compusiera mi amigo Bolívar Gaona, de quien platicaban a manera de anécdota que en una ocasión invitó a un amigo de la ciudad de México para que conociera su pueblo, después de haber escuchado en reiteradas ocaciones la canción que en uno de sus párrafos reza: Zirándaro es bonito / ahora que voy llegando parezco enloquecer.

A lo que su amigo el chilango le dijo: –Oye Bolívar, qué bonito es tu pueblo y ahora entiendo por qué también dices: “Parezco enloquecer”… Porque con esta cantidad de mosquitos cualquiera enloquece.

Tierra Caliente ha sido fecunda en todos los ámbitos: como en el deporte con el futbolista Manuel Negrete, autor del que se consideró como el mejor gol que se haya anotado en un mundial de futbol.

Recuerdo cuando era muy jovencito el hoy alcalde de Coyoacán, y el entonces gobernador de nuestro estado, Alejandro Cervantes Delgado, le hizo una comida-homenaje, en donde me tocó recibirlo y con quien de inmediato hicimos grandes migas, lo cual llamó la atención a un grupo de periodistas, quienes al observar el trato que me daba, le preguntaron: –¿Oye Manolo, desde cuándo conoces al licenciado Aguirre?… Y Manolo siguiendo la broma les dijo: –Desde que éramos niños, el licenciado Aguirre tenía también mucho talento en el futbol, pero le dio por la política, ¡jajaja!…

Destaca también por su talento el consagrado actor Dagoberto Gama, cuyo último trabajo fue representar al tlatoani Moctezuma en la serie histórica Hernán.

La identidad cultural de los calentanos es muy fuerte, como lo demuestran los convivios anuales que celebran en Acapulco.

Un día mi amigo Esteban Celis definió de esta manera a los calentanos: –Siempre he dicho que la mezcolanza de sangre purépecha, tarasca, náhuatl, española y francesa nos hicieron así como somos, luchadores, trabajadores, dicharacheros y cabrones, que traemos la mayoría de los calentamos bien paridos.

Cultivé muchos amigos oriundos de la bella Tierra Caliente, todos destacados en sus actividades, entre ellos: Andrés Mendoza Molina, mi compadre; Lilia Maldonado; Valdemar Soto Jaimes; Hesiquio Bravo; Petra Morga; Fernando Lazo; Esteban Celis; Víctor Romero (actual síndico de Tixtla); Elí Camacho (QEPD); Andrés Peralta Santa María; Amín Zarur; Fernando Castillo; Abel Echeverría; Catalino Duarte; Jorge Camacho Peñaloza; Juan Angulo Osorio; Ángel Gama; Quicho Díaz; Alicia Brugada; también mi compadre Isidro Duarte El Caballito; Dario Celis, y claro, Félix Salgado Macedonio… La lista sería interminable.

También recuerdo con afecto a Gloria Peralta, hija de mi querido amigo Andrés Peralta Santamaría, quien fuera director de la Preparatoria 3 en la ciudad de México y fundador del Colegio de Bachilleres en el estado, además de ser padre del actual subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta.

Tengo muchos deseos de regresar muy pronto a esta amada región y le pido a Dios desde el fondo de mi corazón que cese la violencia para disfrutar del calor y hospitalidad de mis amigos de Tierra Caliente.

La vida es así…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *